El cuerpo energético o invisible

Toda partícula sólida, líquida y gaseosa del cuerpo físico está rodeada de una envoltura etérica; de ahí que el Doble Etérico, como su nombre implica, sea un duplicado perfecto del cuerpo físico. También se le conoce como Cuerpo energético, posee aproximadamente la misma extensión y forma que el cuerpo físico y está estrechamente entrelazado a éste, de manera que lo que afecta a uno acaba irremediablemente por afectar al otro.

 

El cuerpo etérico atrae Prana y acumula estas energías a través de los Chakras y los Nadis, conduciéndolos al cuerpo físico en flujos vitales ininterrumpidos. Cuando el "hambre de energía" del organismo está saciada, la energía sobrante del cuerpo energético se irradia hacia fuera a través de los Chakras y de los poros. Sale a través de los poros en filamentos de energía rectos de aproximadamente 5 centímetros de longitud y constituye el aura etérica o aura de la salud. Estos rayos se disponen en torno al cuerpo físico formando como un manto protector. Impiden a los gérmenes patógenos y a los contaminantes penetrar en el cuerpo, y simultáneamente irradian un flujo constante de energía vital hacia el entorno.

Esta protección natural significa que, básicamente, una persona no puede enfermar debido a causas de origen externo. Las razones de una enfermedad radican siempre en ella misma. Los pensamientos y emociones negativos, y una forma de vida que no esté en consonancia con las necesidades naturales del cuerpo (sobre-esfuerzo, alimentación insana, abuso de alcohol, nicotina y drogas), pueden consumir la energía vital etérica, por lo que la irradiación energética natural perderá intensidad y vigor, provocando zonas débiles en el aura.

 

Los filamentos energéticos mencionados aparecen doblados o se entrecruzan en formas desordenadas, creando " agujeros" o "grietas" en el aura, a través de los cuales pueden penetrar en el cuerpo las vibraciones negativas y las bacterias causantes de enfermedades. Además, la energía vital puede "escapar" a través de estas heridas.


Antes de manifestarse en el cuerpo físico, las enfermedades se manifiestan en el cuerpo energético. Con el Pranic Healing se recupera el equilibrio de energía vital, se sellan los "agujeros" o "grietas" que puedan existir en el aura de la salud, se vuelven a colocar los filamentos de energía como es debido, se limpia el cuerpo energético de todas las impurezas que pueda contener y se le proyecta la energía necesaria para que recupere el nivel energético necesario para que  el cuerpo físico goce de la salud que nunca debió perder.

 

Subir